¿Te guiamos?

Si te estás preguntando de qué forma puede ayudarte la nube, ésta es tu sección.

Acabo de poner en marcha mi startup

¿Acabas de poner en marcha tu empresa y no tienes dinero para invertir en informática? ¿Te gustaría simplificar la infraestructura de tu departamento informático y reducir los gastos derivados del mantenimiento de equipos, la actualización de aplicaciones y el pago de licencias?

Una infraestructura informática en la nube es mucho más barata, fiable y fácil de mantener que la instalación equivalente “en propiedad”. En una infraestructura en la nube puedes añadir todos los recursos que necesitas en cuestión de minutos. También puedes gestionarla desde tu móvil, e incluso puedes programarla para que funcione como tú decidas. Saber más…

Necesito ampliar la capacidad de mis equipos

¿La capacidad de tus equipos se encuentra al límite? ¿Has gastado dinero en un equipo potente y caro que luego ha permanecido infrautilizado casi todo el tiempo? ¿Compraste un equipo que se quedó pequeño? ¿Periódicamente inviertes tiempo y dinero en la instalación, configuración y puesta a punto de tus equipos? ¿Necesitas incorporar capacidad de proceso o de almacenamiento de una forma progresiva?

En la nube añades capacidad cuando la necesitas y ni un minuto antes. Tu empresa no desperdicia tiempo ni personal en la planificación y administración de los recursos. La ubicación física de los equipos en las instalaciones de tu empresa, el alquiler y amortización de los locales e incluso el gasto en electricidad también dejan de ser una preocupación. Saber más…

Necesito renovar mis equipos

¿Tus equipos se han quedado obsoletos? ¿Necesitas realizar constantes mantenimientos para actualizar hardware y software, así como para incorporar los imprescindibles parches de seguridad? ¿Tienes que organizar planes periódicos de sustitución de tus viejos equipos?

En la nube, los recursos (servidores, almacenamiento, redes, etc.) son actualizados de forma automática. No tendrás que preocuparte de las fechas de caducidad de las licencias ni del mantenimiento o la actualización del software, ya que estas tareas las realiza el proveedor. Saber más…

Quiero estar preparado ante un desastre informático

¿Está asegurada la continuidad de tu negocio en caso de que tus equipos dejen de funcionar con normalidad? ¿Cómo afectaría a tu negocio el fallo de uno de tus ordenadores principales o un corte de suministro eléctrico prolongado? ¿Y si se produjera un robo, un incendio o una inundación en tus instalaciones?

Al margen de la frecuencia con que ocurran los accidentes y de la gravedad de los mismos, lo mejor es estar preparado. En la nube puedes diseñar un plan de contingencia que asegure la continuidad de tu negocio por mucho menos dinero del que te costaría mantener un segundo sitio físico de respaldo. Tu infraestructura en la nube puede permanecer apagada o en standby para reducir el gasto al mínimo. Y en caso de fallo de la infraestructura principal, la de la nube arrancará en pocos minutos para que todo vuelva a funcionar con normalidad. Saber más…

Mis aplicaciones tienen un tráfico variable y desaprovecho mis recursos

¿Tus aplicaciones han de soportar una carga de trabajo variable, pero no quieres malgastar dinero en un equipo caro y sobredimensionado que permanezca inactivo la mayor parte del tiempo? ¿Ofrece tu empresa algún tipo de servicio web a sus clientes? ¿Tienes que proporcionar contenido web de una forma ágil y sin esperas independientemente del tamaño de los recursos solicitados (imágenes, videos, etc.) y del lugar del mundo de donde provenga la petición?

La nube te permite disponer de una infraestructura escalable, segura y barata para desplegar tu aplicación. Puedes administrarla desde el móvil y programarla para que funcione 24×7 o sólo las horas que tú decidas para reducir el gasto. También puedes diseñarla para que crezca o se reduzca automáticamente en función de la demanda, y para que te envíe notificaciones de todas las acciones que quieras supervisar. Las aplicaciones y sitios web también pueden beneficiarse de la nube mediante el uso de redes de entrega de contenido especializadas, cuyo objetivo es proporcionar contenido de forma rápida y fiable a usuarios situados en cualquier parte del mundo. Saber más…

Necesito acceder a mis datos desde cualquier lugar

¿Realizas copias de seguridad periódicas y automáticas de todos los datos y documentos de tu empresa? ¿Mantienes un control de los cambios realizados? ¿Puedes compartir documentos con tus empleados y clientes y trabajar desde cualquiera de tus dispositivos (ordenadores, tabletas, smartphones) con las máximas garantías de seguridad?

La nube dispone de aplicaciones con las que gestionar cualquier aspecto de tu negocio que se te ocurra (ofimática, contabilidad y facturación, CRM, gestión de gastos, recursos humanos, etc.). Con una aplicación en la nube puedes acceder a tus datos en todo momento y a través de cualquier dispositivo. Puedes realizar el seguimiento de los cambios de un documento, ver quién los hizo o restaurar versiones anteriores. También puedes compartir documentos con empleados, departamentos o clientes en las condiciones que tú decidas y con total seguridad. Ah, y las copias de seguridad de todos tus datos se realizan de forma automática. Para que respires tranquilo. Saber más…

Me gustaría desarrollar software más eficazmente

¿Buscas un entorno escalable y seguro en el que desarrollar tus aplicaciones? ¿Te gustaría elegir el sistema operativo, el lenguaje de programación, la plataforma o la base de datos, sin tener que preocuparte de gestionar y administrar el conjunto? ¿Y qué hay de la posibilidad de replicar tu entorno de producción cada vez que ejejecutas un ciclo de pruebas, y desmontarlo todo cada vez que terminas para no gastar ni un euro más?

Gracias a la nube, tus desarrolladores pueden disponer de la infraestructura informática que necesitan en cada momento, sin que tu empresa tenga que planificar la compra de nuevos equipos, ni ellos apañarse con los recursos existentes. Cada infraestructura en la nube puede definirse mediante scripts, lo que permite construir, desplegar o modificar nuevos entornos en cuestión de minutos. Y por supuesto borrarlos al terminar. Para que no haya más gastos. Saber más…